Universidad de Huelva

Aclaraciones respecto a la información publicada por Huelva Información el 4 de marzo de 2016

Posted on

 

Huelva 4 de abril de 2016. La Asociación Onubense de Personal Laboral Universitario Capítulo 6 ante la noticia publicada en el día de hoy en el diario Huelva Información quiere manifestar lo siguiente:

 

  1. Son las/os trabajadoras/es de la Asociación de Personal Laboral Universitario Capítulo 6 quienes inician la vía judicial ante el Juzgado Contencioso Administrativos y no, como indica la noticia publicada, la Universidad de Huelva. Cabe recordar que justo una semana antes de los juicios que tuvieron lugar en noviembre de 2014, y con la intención de que no se celebraran los mismos, la Universidad comienza a abrir expedientes de revisión de oficio de las contrataciones y prórrogas del colectivo Capítulo 6, indicando ya en aquel momento que las contrataciones eran nulas, pero sólo y exclusivamente de aquel personal que acudió a la Justicia, es decir, sólo de los 55 trabajadores que plantearon demanda de despido, cuestión ésta que no tiene relación con los hechos que se juzgaron, el despido de trabajadores mediante procedimientos no ajustados a derecho. La Universidad ya alegó dicha circunstancia en los juicios de despido, que los contratos eran nulos, y los juzgados descartaron dicha nulidad de forma taxativa en todas y cada una de las sentencias recaídas, por lo que la nulidad que se pretende ya ha sido juzgada.

Como quiera que la Universidad no obtuvo la respuesta que ella quería de la Justicia Social, decide seguir con otra vía más cómoda para ella, ya que si los demás no te dan la razón, que mejor estrategia que acordar las cosas tu mismo. Así pues continúa con el procedimiento administrativo para declarar nulo los contratos de los trabajadores, pero sólo de los que han demandado, y a pesar de que las sentencias no le daban la razón, y dicho procedimiento administrativo exige como requisito de forma, que no de fondo, acudir al Consejo Consultivo, órgano de naturaleza administrativa, perteneciente a la Junta de Andalucía, de quien dependen los presupuestos de la Universidad,  para que emita un dictamen sin que se escuche o pueda participar en el mismo el propio trabajador, y por lo tanto, el Consejo Consultivo ni declara ni puede declarar nulo absolutamente nada, porque sencillamente no es competente ni es su función, quién resuelve la nulidad de las contrataciones es la propia Universidad, juez y parte en dicha declaración, a pesar de que los tribunales ya habían indicado que los contratos no eran nulos.

Así pues, ante las resoluciones que emite la propia Universidad, los trabajadores han interpuesto la correspondiente demanda ante los Tribunales de lo Contencioso Administrativo, quienes si son competentes para decidir acerca de la nulidad planteada, a pesar de que esto ya se ha juzgado con anterioridad, tribunales que, además, han concedido la medida cautelar de suspensión de las resoluciones de la Universidad, y por lo tanto, aún queda un larguísimo recorrido judicial para dilucidar definitivamente esta cuestión.

 

  1. Los Juzgados de lo Contencioso Administrativo no han determinado aún fecha alguna para los juicios por lo que la afirmación de que los juicios comenzarán en noviembre de 2017, tal como publica Huelva Información citando fuentes del Rectorado de la Onubense, es errónea. La ausencia de fecha para las vistas se debe a que los Juzgados de lo Contencioso Administrativo han cambiado el procedimiento de “abreviado” a “ordinario”  por lo que las fechas para los juicios aún no están determinadas.
  2. Si bien es cierto que, tal como indica Huelva Información, aún existen dos frentes abiertos tenemos que aclarar que, en la mayoría de los casos, la Universidad de Huelva sólo recurre ante el TSJA el salario que han de percibir los trabajadores y no el despido “nulo”, dictaminado por las Salas de lo Social de los Tribunales de Huelva, que obliga a la reincorporación de los trabajadores por parte de la UHU.
  3. Por último, comentar que desde este Sindicato ponemos a disposición de quien lo requiera toda la información que pudiera ser pudiera ser de utilidad y estamos dispuestos a atender o aclarar cualquier duda que pueda surgir al respecto.

Comienzan las reincorporaciones en la UHU sin que se resuelva el conflicto laboral

Posted on

Casi dos años después de que el actual equipo de Gobierno realizase un Expediente de Regulación de Empleo encubierto según reconocieron unánimemente las salas de lo Social de los tribunales de Huelva, y tras más de un año impidiendo al personal despedido reincorporarse a su puesto de trabajo, la UHU ha iniciado las reincorporaciones efectivas.

Hoy se cumplen dos años desde que la Universidad de Huelva sufriera su primera huelga de trabajadores. Por aquel entonces, tanto las trabajadoras del servicio de limpieza como gran parte del colectivo de contratados con cargo al Capítulo 6 se echaron a la calle para llevar a cabo diferentes movilizaciones y concentraciones en defensa de sus puestos de trabajo. De poco sirvió, ya que el equipo de Gobierno ya había decidido despedir a este grupo de trabajadores, por lo que no quedó más alternativa que acudir a la vía judicial ante su reiterada negativa para buscarle una solución al conflicto. Dos años después, la UHU comienza a reincorporar al personal, pero el conflicto de fondo continúa sin resolverse. Entre tanto, han sucedido muchas cosas.

Desde julio de 2014 hasta marzo del presente año se fueron celebrando los distintos juicios, ya que no fue posible una conciliación previa; todos con el mismo resultado: La UHU no se había ajustado a la normativa vigente, ejecutando un Expediente de Regulación de Empleo ilegal, declarándose nulos todos los despidos. Dicha nulidad se fundamenta en cómo se intentó extinguir la relación laboral de los trabajadores, y no en el origen o naturaleza de las contrataciones.

Tras las sentencias desfavorables a la Onubense, ésta recurre a una instancia superior, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), pero en su recurso de suplicación no plantea en la mayoría de los procedimientos otra cuestión que no sea discutir el salario que debe percibir el personal despedido readmitido, pero no reincorporado. Se reconoce así, por parte de la Universidad, y de forma implícita, la existencia de un ERE encubierto en 2013.

Justo una semana antes de los juicios que tuvieron lugar en Noviembre de 2014, y con la intención de que no se celebraran los mismos, la Universidad comienza a abrir expedientes de revisión de oficio de las contrataciones y prórrogas del colectivo Capítulo 6, indicando ya en aquel momento que las contrataciones eran nulas, pero sólo y exclusivamente de aquel personal que acudió a la Justicia, es decir, sólo de los 55 trabajadores que plantearon demanda de despido, cuestión ésta que no tiene relación con los hechos que se juzgaron, el despido de trabajadores mediante procedimientos no ajustados a derecho. La Universidad ya alegó dicha circunstancia en los juicios de despido, que los contratos eran nulos, y los juzgados descartaron dicha nulidad de forma taxativa en todas y cada una de las sentencias recaídas, por lo que la nulidad que se pretende ya ha sido juzgada.

Como quiera que la Universidad no obtuvo la respuesta que ella quería de la Justicia Social, decide seguir con otra vía más cómoda para ella, ya que si los demás no te dan la razón, que mejor estrategia que acordar las cosas tu mismo. Así pues continúa con el procedimiento administrativo para declarar nulo los contratos de los trabajadores, pero sólo de los que han demandado, y a pesar de que las sentencias no le daban la razón, y dicho procedimiento administrativo exige como requisito de forma, que no de fondo, acudir al Consejo Consultivo, órgano de naturaleza administrativa, perteneciente a la Junta de Andalucía, de quien dependen los presupuestos de la Universidad, para que emita un dictamen sin que se escuche o pueda participar en el mismo el propio trabajador, y por lo tanto, el Consejo Consultivo ni declara ni puede declarar nulo absolutamente nada, porque sencillamente no es competente ni es su función, quién resuelve la nulidad de las contrataciones es la propia universidad, juez y parte en dicha declaración, a pesar de que los tribunales ya habían indicado que los contratos no eran nulos.

Así pues, ante las resoluciones que emite la propia universidad, los trabajadores han interpuesto la correspondiente demanda ante los Tribunales de lo Contencioso Administrativo, quienes si son competentes para decidir acerca de la nulidad planteada, a pesar de que esto ya se ha juzgado con anterioridad, tribunales que, además, han concedido la medida cautelar de suspensión de las resoluciones de la Universidad, y por lo tanto, aún queda un larguísimo recorrido judicial para dilucidar definitivamente esta cuestión.

Hay que subrayar y no hacer olvidar en este punto que estos contratos pasaban y eran validados por todos los estamentos de la Universidad de Huelva como Servicios, Vicerrectorados, Control Interno, Asesoría Jurídica, Gerencia, Recursos Humanos, etc. Del mismo modo, los contratos eran recogidos por los integrantes del Comité de Empresa, entre los que se encuentran miembros del sindicato UGT, que ha denunciado ante la Fiscalía la contrataciones realizadas en la UHU conforme al Capítulo 6 en el periodo comprendido entre 2006 y 2013, periodo coincidente con el periodo que estuvo el anterior Rector, cuando este mismo tipo de contrato «obra y servicio» se realizaban desde hace más de 15 años.

A lo largo de este año 2015, el personal readmitido sigue en casa percibiendo sus salarios, y por parte de la Universidad sigue sin haber ninguna voluntad de negociación. Cabe destacar que este sindicato siempre ha mostrado su interés por llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes, desde el año 2013, antes de los despidos hasta la actualidad. Es más, en septiembre de 2015 el colectivo lanzó una propuesta al Equipo de Gobierno que implica un importante ahorro a la Universidad de Huelva, renunciando a parte de derechos adquiridos judicialmente pues “nuestro objetivo no es beneficiarnos económicamente de la Universidad sino poder volver a nuestros puesto de trabajo”, disminuyendo el impacto económico en tesorería de una situación provocada por el propio equipo de Gobierno, pero dos meses después, dicha propuesta recibió la negativa verbal por parte de la Dirección de Recursos Humanos.

En estas circunstancias, con recursos pendientes al TSJA y las demandas contenciosoadministrativas, la UHU ha decidido en los últimos días reincorporar de manera efectiva y diferencial al personal. Por un lado intentará negociar extinciones con determinadas personas o bajadas de la categoría que tienen reconocida por sentencia sin garantizar una mínima estabilidad laboral, mientras que por otro se incorporará personal en las mismas condiciones de sentencia.

Asociación sindical ‘Capítulo 6’

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN ONUBENSE DE PERSONAL UNIVERSITARIO CONTRATADO “CAPÍTULO 6”

Posted on

Tras el correo que Secretaría General dirigió a la Comunidad Universitaria el pasado día 9 de diciembre de 2015 en el cual se aportaba información acerca del colectivo al que representamos, esta Asociación considera que dicha Comunidad Universitaria debe conocer ambas versiones y no solo una visión sesgada y subjetiva de la realidad. Es por ello por lo que emitimos el siguiente comunicado aportando información complementaria actualizada:

1º Esta Asociación sindical tiene conocimiento de que el actual Equipo de Gobierno ha sido requerido para que aporte información acerca del colectivo en numerosas ocasiones, la última hace escasamente 2 semanas, por parte de la Junta de Personal, pero por motivos que solo ellos conocen, son bastante reacios a proporcionarla.

2º Es fácil entender que la circunstancia de que “algunas personas” reclamasen en 2013 el carácter indefinido de su vinculación contractual no implica, en absoluto, que 160 trabajadores/as pasen a formar parte de la plantilla FIJA de la Universidad. Esas personas simplemente ejercieron un derecho recogido en la legislación laboral vigente.

3º Lo que se ha juzgado en primera instancia en las Salas de lo Social de los tribunales de Huelva fueron los DESPIDOS, que no extinciones de contratos temporales, realizados a finales de 2013 por el actual Equipo de Gobierno sin cumplir los procedimientos establecidos para ello, incurriendo en una flagrante ilegalidad. La calificación de despido “nulo” se fundamenta, no en el origen de los contratos, sino en la forma en que la Universidad trató de extinguir las relaciones laborales a través de un Expediente de Regulación de Empleo no ajustado a derecho (ERE encubierto). Es más, así lo reconoce implícitamente la propia Universidad cuando en los recursos enviados al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) sólo pone en duda el salario que han de percibir los trabajadores, validando así el resto de argumentos contemplados en las sentencias.

4º Este colectivo en ningún caso es responsable, sino más bien todo lo contrario, de los procedimientos que la propia Universidad ha arbitrado para realizar contrataciones en el pasado; y no hace tanto tiempo. Los expedientes de revisión abiertos cuentan con el visto bueno del Consejo Consultivo de la Junta de Andalucía, como así lo exige la ley para poder actuar de oficio, pero no tienen carácter vinculante. Por tanto, respecto a las Resoluciones Rectorales declarando nulas determinadas contrataciones o prórrogas apoyándose en los informes del mencionado Consejo Consultivo, finalmente han de pronunciarse los tribunales de lo contencioso-administrativo, situación ésta que puede tardar años en resolverse, con el consiguiente perjuicio económico y de gestión para la Institución.

5º Es tremendamente injusto e inmoral que a los trabajadores que demandaron judicialmente, porque no les quedó otra vía tras la reiterada negativa del Equipo de Gobierno de la Onubense a las propuestas de negociación planteadas desde la Asociación Sindical para evitar un Expediente de Regulación de Empleo no ajustado a derecho, se les pretenda ahora considerar una amenaza o un peligro para la Institución. Sólo así se conciben expresiones como “lesión para los intereses de la Universidad”, “flagrante discriminación” o “pongan en peligro sus puestos de trabajo o su continuidad en la Universidad de Huelva” (en relación al resto de compañeros). La asociación es plenamente consciente de lo que supone ser un trabajador indefinido NO FIJO, a diferencia de la idea que parece desprenderse de la información transmitida a la Comunidad Universitaria, en la que se pretende dar por hecho que el personal afectado puede ser fijo per sécula seculórum sin haber pasado por un proceso selectivo que garantice los principios constitucionales de mérito, igualdad y capacidad. Esto no es más que una interpretación interesada y tergiversada de la realidad.

6º Según nos ha comunicado la propia Universidad, en los próximos meses se producirá la reincorporación DIFERENCIAL del colectivo; por un lado se intentará negociar con determinadas personas para que acepten bajarse la categoría que tienen reconocida por sentencia sin garantizar una mínima estabilidad laboral, mientras que por otro se incorporará personal en las mismas condiciones de sentencia, reconociendo además que su firme convicción es la de desprenderse progresivamente de estos trabajadores. Desde la Asociación Sindical Capítulo 6 lamentamos profundamente que el Equipo de Gobierno de la Universidad de Huelva haya optado por esta opción de reincorporación DIFERENCIAL ya que, desde antes de que se produjera el despido colectivo, esta Asociación Sindical ha apostado por la solución negociada y colectiva del conflicto, ya que consideramos que, tanto económica como socialmente, era y es la mejor opción para la Institución. Por estos motivos desde el Sindicato, en septiembre de 2015, se presentó una propuesta en la que renunciábamos a derechos reconocidos con el fin de aliviar el impacto económico en la tesorería de la Universidad y finalizar con un conflicto que no es positivo para ninguna de las partes. Dos meses después, dicha propuesta recibió la negativa verbal por parte de la Dirección de Recursos Humanos.

7º No se entiende la ausencia total de autocrítica del actual Equipo de Gobierno en la gestión del conflicto laboral, provocado por ellos mismos, realizada desde un principio (hace ya más de dos años) ni tampoco su interés en enfrentar a compañeros y compañeras cuyo único objetivo común es tratar de desarrollar y potenciar la Universidad de Huelva en todos los ámbitos; docencia, investigación y servicios. Ha de dejarse constancia expresa también de que como consecuencia de sus decisiones políticas en este asunto, la Universidad tiene que hacer frente a un considerable sobrecoste económico sufragado por todos y todas con nuestros impuestos y se está viendo abocada a un deterioro de imagen, enquistándose el problema, situación ésta que podría evitarse si hubiese una voluntad real de solucionar el conflicto por el bien de la Institución de una manera objetiva, razonada y consensuada, sin imposiciones por ninguna de las partes. 

Fdo: La Junta Directiva de la Asociación Sindical “Capítulo 6”

 

Nota de prensa 22/04/2014

Posted on

Impugnada la convocatoria de la UHU de Personal Técnico para el Campus de Excelencia Internacional CEIMAR

El pasado miércoles 16 de abril la Asociación Onubense de Personal Universitario Contratado “Capítulo 6” presentó un nuevo recurso de reposición en el Registro General solicitando la anulación de la Resolución de la Comisión de Valoración del 19 de marzo de 2014 (www.uhu.es/otri/contratos/documents/20140319134351382.pdf) en la que se propone la contratación del candidato/a seleccionado/a de la Convocatoria Pública de fecha 19 de febrero de 2014 correspondiente al Campus de Excelencia Internacional CEIMAR (www.uhu.es/otri/contratos/documents/MARIA%20REGLA%20FERNANDEZ%20GARRIDO.pdf).

Esta acción se fundamenta al entender jurídicamente la Asociación que dicha Resolución es contraria a derecho y extraordinariamente lesiva para los intereses laborales de los asociados/as por las siguientes razones:

– La Convocatoria “CEIMAR” ofrece una plaza que se supone extinguida en fecha 31/12/2013, ya que las funciones propias de la misma han venido siendo realizadas por personal despedido del Centro Internacional de Estudios y Convenciones Ecológicas y Medioambientales (CIECEM) y de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI).

– Incumplimiento de las bases de la convocatoria, concretamente el artículo 10, ya que en la Comisión de Valoración se encontraban personas que en mayor o menor medida han tenido relación con el despido de trabajadores que ocupaban los mismos puestos o muy similares, por lo que habiéndose presentado algunos de estos trabajadores a la convocatoria, ello conllevaría causa de abstención  en la mencionada Comisión (vulneración del artículo 28 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común).

– La Asociación cuenta con suficientes motivos e indicios para pensar que en la presente convocatoria no se han garantizado los principios de igualdad, mérito y capacidad, ya que claramente se han adecuado las bases al perfil de una de las concursantes.

Cabe recordar que ya el pasado mes de febrero, esta misma Asociación presentó 8 recursos de reposición para otras tantas convocatorias por entender que dichas plazas iban destinadas a cubrir alguno de los huecos dejados por el personal técnico despedido contratado con cargo al Capítulo 6. Sin embargo, hasta la fecha, la Universidad de Huelva no se ha pronunciado al respecto, y mientras tanto, sigue ofertando plazas, no sin irregularidades en algunos casos, que persiguen el mismo objetivo, como es el caso que nos ocupa.

La Universidad de Huelva decidió dar por concluida la vinculación laboral de más de 70 personas a finales de 2013 alegando que las obras o servicios habían finalizado o que no se disponían de suficientes recursos económicos, pero una vez transcurrido unos meses, la realidad es bien distinta.